Pulpería ‘O Pazo do Paradela’

La pulpería O Pazo do Paradela, se encuentra en la calle Emilio Tuya, al lado justo del Parque del Gas de Gijón. Se trata de un restaurante que ha cambiado varias veces de dueño en los últimos años y que no hace mucho que está a cargo del actual propietario.

Su apuesta está clara, ofrecer especialidades gallegas a modo de entrantes y, sobretodo, una peculiar carta de cachopos de todo tipo que fue lo que nos llevó a ir a comer hasta allí.

Aquí os dejo la carta para que podáis echar un vistazo:

 

 

 

Y aquí es dónde radica la fama de este local, su carta de cachopos, que como podéis observar se basa en la originalidad y también, porque no decirlo, en la contundencia. No me parece que sea el sitio adecuado para estómagos delicados.

 

 

A continuación, pasamos a analizar la comida:

De primero pedimos un entrante para compartir entre los 4 comensales, que la verdad, y visto a posteriori nos pudimos haber ahorrado.

 

Tabla de anchoas con queso manchego y pimientos del piquillo

Como segundo, optamos por dos tipos de cachopos diferentes para poder probar más cosas.

Cachopo al cabrales

 

Aspecto interior del cachopo al cabrales

El primero de los cachopos elegidos, el cachopo al cabrales, estaba relleno de jamón serrano, queso, setas y pimientos del piquillo, todo ello recubierto con una salsa al cabrales que no molestaba para nada, ya que estaba en la justa medida en cuanto a cantidad se refiere.

El cachopo en sí estaba muy bien preparado: la carne, al contrario de lo que puede dar a entender su grosor estaba en su punto, queso más que abundante y tanto el resto del relleno como el rebozado estaban bien.

 

Cachopo con recuerdos de Galicia

 

Grosor del cachopo con recuerdos de Galicia
Aspecto del relleno. Cachopo con recuerdos de Galicia

Para el segundo cachopo, elegimos algo mucho más peculiar, un cachopo relleno de lacón, queso de tetilla, pimientos del padrón y setas, que venía acompañado de una ligera salsa de setas.

Cabe decir, que por muchas fotos o explicaciones que se puedan dar aquí, es imposible hacer a la idea del tamaño (sobre todo grosor) de este cachopo. El relleno conjuga bastante bien los sabores, pero personalmente creo que son demasiados ingredientes para el relleno y no llegas a apreciarlos bien.

Para lo grueso que es, también estaba perfectamente cocinada la carne, tierna y sin ninguna defecto.

Como curiosidad, comentar que sólo 13 personas han acabado hasta el momento el cachopo, y solamente tres personas (por no llamarlos extraterrestres) han conseguido dejar el plato limpio de patatas y demás condimentos.

En cuanto a los postres, sólo disponían de tarta de ”San Marcos” y tarta de chocolate, ambas compradas que la verdad que no juegan un papel determinante en esta comida.

Conclusión:

Cachopos singulares, que merece la pena probar, muy buenos precios pese al enorme tamaño, y aunque a mí personalmente me gustó más el que era más sencillo (al cabrales), animo a todo el mundo a acercarse hasta allí, probar los diferentes tipos y luego contar vuestras experiencias aquí.

El precio por persona fue de unos 16€, lo cual hace que sea un sitio bastante atractivo.

 

4 comments

  1. El mismo de antes variando opinion, La limpieza pasable, pero los cachopos. MENUDAS ALPARGATAS!!!!!!! Esto cambio radicalmente, antes si te lo llevas te daban hasta ensalada, ahora te dan el cachopo que ni los perros lo comen. DESACONSEJABLE TOTALMENTE. Mejor comer los precocinados del carrefour.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *